Los orígenes
Escrito por redacción
0 comentarios 0 comentarios   imprimir  enviar a un amigo   disminuir tamaño de letra aumentar tamaño de letra  

Y de esos antecedentes remotos, pasamos a su constitución como son desde el año 1965, donde un grupo de amigos decidió instaurar en nuestra localidad unas fiestas que por entonces ya se celebraban en numerosas localidades del norte de la provincia de Alicante. 

Por tanto fueron las primeras que se instauraron en esta comarca y adyacentes del sur provincial alicantino. Con la inestimable ayuda y dirección del ya mencionado Salvador Doménech Llorens, por aquel entonces cronista de la Asociación de Moros y Cristianos “San Jorge” de Alcoy, tras jornadas de ensayos y preparativos, a las 5 de la tarde del día 3 de octubre salieron dos “filaes”* de moros y dos de cristianos, dos formadas por crevillentinos y otras dos por festeros de Alcoy e Ibi, a desfilar por un itinerario previamente establecido, acompañados respectivamente por las bandas “Unión Musical” de Alcoy y “Unión Musical” de Crevillent, precedidos ambos bandos por dos jinetes a caballo, Manuel Martínez Montoya y José Antonio Aznar Navarro, que se configuraban como capitanes de ambos bandos. 

Como cuenta el mismo Salvador Doménech: “El breve desfile pasó como un relámpago luminoso y cautivador en el breve lapso de poco más de una hora, despertando la curiosidad del público primero y arrancando nutridos aplausos después. El colorido, la música, la fantasía y el exotismo de los Moros y Cristianos habían sido el mágico talismán capaz de embrujar el corazón de los crevillentinos y de trocar su inicial escepticismo en la fervorosa adhesión final. El público se relamía de gusto, el desfile le había sabido a poco y se quedó con ganas de más”. 

En 1966, desfilaron como tales las dos primeras comparsas crevillentinas, Beduinos y Almogávares, con trajes propios, junto con los Marroquíes, ésta con trajes alquilados, las tres fundadas el año anterior, e igualmente con un grupo de festeros alcoyanos e ibenses. Además hubo capitanes de ambos bandos y tres carrozas. Por otro lado se nos prestó el castillo de Villajoyosa y se interpretó una embajada con fragmentos seleccionados de las embajadas de Alcoy. 

En 1967, contamos con dos nuevas comparsas, Moros Viejos Tuareg y Maseros, que desfilan con las otras tres junto con festeros de Alcoy, Villajoyosa, Ibi y Castalla. Se introduce la participación de la mujer y se celebra una procesión festera en honor al santo patrón franciscano. Además se constituye la Asociación de Fiestas de Moros y Cristianos “San Francisco de Asís”, heredera de una provisional Junta de Festejos de Moros y Cristianos, presididas ambas por el entonces teniente de alcalde y concejal de fiestas, Jerónimo Maciá Coves. 

En 1968, desfilan ya nueve comparsas como tales que son, además de las ya citadas, los Astures, los Dragones de San Jorge, los Omeyas y los Berberiscos. 

En 1969 se integran las últimas tres: los Caballeros del Cid, Castellano-Leonesa y Benimerines, con lo que se cierra el conjunto de las doce comparsas, seis moras y seis cristianas, que en la actualidad forman nuestra Fiesta y componen la Asociación de Moros y Cristianos “San Francisco de Asís”. 

En un breve lapso de poco más de tres años la Fiesta se había instalado en nuestra localidad con una pujanza y una firmeza digna de encomio, alabanza y aplauso. 


* Filaes: Denominación que se la da, en los hombres, a un grupo de 10/12 componentes de las Comparsas que desfilan en batería, hombro con hombro. Las mujeres, a pesar de denominarse también, filá, desfilan en grupos más numerosos y con pasos de baile y coreografías.

  imprimir   mostrar en pdf mostrar en pdf   enviar a un amigo enviar a un amigo   0 votos  
favoritos  facebook  twitter  del.icio.us  digg it!  meneame
Comentarios (0)enviar comentario enviar comentario